Ataque de Pánico

Ataque de Pánico: un trastorno que crece

Por Lic. Mariela Giannasi  (M.N: 49.748)

Psicóloga en el Centro Integral Cadaqués

 

Una y otra vez escuchamos hablar que algún amigo o conocido ha padecido “ataques de pánico”, se siente angustiado, no quiere salir de su casa, no puede acudir a su trabajo o está imposibilitado de realizar sus tareas cotidianas.

Lo que comúnmente llamamos “ataque de pánico”, es un trastorno de ansiedad que se caracteriza básicamente por presentar preocupaciones exageradas, miedos o temores desmedidos. Si nos preguntamos por el origen, no podemos pensar en una única causa, los motivos que lo desencadenan pueden ser múltiples. Se caracteriza por un aumento de la tensión psíquica y del estado de alerta, apareciendo síntomas físicos tales como: taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, parestesias (hormigueos) en piernas o brazos, falta de aire, mareos, tensión muscular, etc.

La forma de aparición es generalmente brusca y repentina, también puede suceder luego de atravesar situaciones estresantes, pero siempre existe una sobrecarga de angustia que no se ha podido elaborar. Lo podría definir como un estado límite, donde nuestro aparato psíquico dice “basta”, la angustia es excesiva y no se puede tolerar.

Una vez que se manifiestan los síntomas físicos, la persona es invadida por una sensación de peligro intenso e inmediatamente sobrevienen pensamientos catastróficos tales como: sentir que se está teniendo un infarto, creer que se está por morir, temor a enloquecer o a desmayarse, entre otros.

El trastorno de pánico consta de cuatro fases, que lo convierten en un círculo vicioso:

. Fase 1 : Estímulo detonante (puede ser interno o externo)

. Fase 2: Síntomas corporales

. Fase 3: Pensamientos e interpretación catastrófica

. Fase 4: Pánico propiamente dicho o aumento desmedido de la angustia.

Estas  fases se van retroalimentando y así se va formando el círculo vicioso.

Lo importante es tener conocimiento e información sobre este trastorno, intentar  romper con el círculo buscando la calma, utilizando técnicas de relajación  y tratar de bajar los niveles de ansiedad. Si no lo logramos, es necesario pedir ayuda profesional que es el primer paso para empezar a salir del problema.

En la actualidad se cuenta con diferentes tratamientos psicoterapéuticos para abordar este y otros trastornos de ansiedad.



COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios